El realismo de nuestro Entorno

Nuestra aportación por pequeña que sea, es imprescindible

Mucho se viene hablando y escribiendo sobre nuestra auténtica realidad y es que sin temor a caer en derrotismos, tampoco podemos hacer la operación avestruz y meter la cabeza bajo tierra para no ver la auténtica realidad de nuestro entorno. El grito de los sanitarios es que están exhaustos, que no pueden más y es que la prueba de ello está en los hospitales de campaña que se están acondicionando en los lugares más imprevistos:. Iglesias, capillas, hoteles, antiguos cuarteles; están desbordados y su clamor debería de ser el nuestro, el de la prudencia máxima en nuestro estilo de vida. Ya son familias enteras las que han sido presas del Covid  y rara es la familia que no tiene en su entorno a alguien en el hospital o en cuarentena.

Y todo ello nos lleva a una crisis económica sin parangón, donde la clase media está desapareciendo, dando paso a una clase empobrecida, sin medios para subsistir, como se puede constatar y apreciar en los centros asistenciales, especialmente en las Caritas de nuestra ciudad y de todas las ciudades y  municipios de España, a  las que ya no solo se acerca el perfil del anciano sin medios, el alcohólico o el drogadicto, ahora son jóvenes, matrimonios o parejas que no tienen a quien recurrir y necesitan comer, necesitan sobrevivir, precisan de lo más indispensable, para pagar la luz, para dar de comer a sus hijos, para sentirse personas. Ante tanto dolor, se espera que reaccionen los gobiernos, pero también es un grito de llamada para que todos nos sintamos corresponsables y aprendamos a compartir, porque su dolor debe ser nuestro dolor y nuestra aportación por pequeña que sea, es imprescindible, tanto en la ayuda económica, como en la ayuda personal colaborando en los distintos servicios asistenciales.

La entrevista que  han realizado a D. José A. Sánchez Herrera en Cope no tiene desperdicio. Os la dejamos para que viváis de propia voz la situación actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *