Entrega de 50.000 € para la investigación de la Pandemia de COVID 19

La Constructora Sto. Cristo de la Veracruz de Estepona y el grupo de Voluntarios de la venta de enseres de los Hoteles Don Miguel e Incosol de Marbella

Estas dos asociaciones están tuteladas por el Obispado de Málaga

José López Solórzano, más conocido como el cura Pepe, acude todas las mañanas al Hospital Costa de Sol porque es el capellán de este centro sanitario, que cómo él mismo dice, es en estos días, un campo de batalla. «En estos momentos es importante tener cerca a alguien que conoces, acompañar a los pacientes, estar con los sanitarios, que están dando el do mayor los animo», explica.

El cura Pepe ha hecho entrega a la Agencia Sanitaria Costa del Sol de una donación de 50.000 euros para la investigación en sus centros frente al coronavirus de dos asociaciones de la que es presidente y coordinador respectivamente. Se trata de la ‘Asociación Constructora Benéfica Santo Cristo de la Vera Cruz de Estepona‘ –que ha aportado 30.000 euros- y la del ‘Voluntariado de la venta de enseres de los Hoteles Don Miguel e Incosol de Marbella‘ cuya cantidad donada ha sido de 20.000.

El cura Pepe, como párroco de la Iglesia de la Encarnación de Marbella también tiene otras obligaciones. El templo permanece abierto de 10.00 a 13.00 horas durante la cuarentena, por si alguien quiere pararse a orar. Y sobre todo, abre sus puertas a los que más lo necesitan. «Tenemos usuarios fijos que vienen por alimentos, pero ahora tenemos a muchas personas con necesidad a los que se les ha quedado vacía la despensa y no hay recursos para llenarla», advierte al tiempo que anuncia que esta situación va a provocar una «onda expansiva que va a hacer mucho daño«.

Todos los días el cura Pepe celebra misa que retransmite en directo Radio Televisión Marbella para los feligreses. Misas que son aún más requeridas en esta extraña Semana Santa. En sus 31 años como cura admite que nunca ha vivido una situación como esta. «Me produce mucha tristeza. Ni en mis peores pesadillas pude imaginar una situación como la que estamos viviendo«, admite.

Señala el párroco que el Papa Francisco ha animado a los cristianos a vivir una Semana Santa en familia. «A nosotros que estamos acostumbrados a estar todo el día e la calle en Semana Santa, ahora se nos pide que lo hagamos de puerta para adentro. Dios va dando fuerzas».

Según el cura, las parroquias y la Iglesia están haciendo lo posible por hacerse presente en su comunidad, sobre todo a través de la redes sociales e insiste en que «la Iglesia está muy activa y los creyentes hemos hecho la mayor renuncia que es no poder comulgar, o no ir a misa o no dar el beso a la cruz el viernes. Es algo muy duro«. Y añade que también está dando ejemplo con el cierre de las iglesias y la suspensión de los cultos »que son muy dolorosas para nosotros«, apunta.

La confesión es un sacramento que no se puede celebrar por teléfono ni online. Pero Pepe aclara que si alguna persona tiene un problema grave de conciencia puede llamar a su sacerdote y éste irá a su casa. «No hay necesidad de parroquia, de templo. Es un lujo que no nos podemos permitir», apunta.

Otra faceta que para Pepe está demostrando la implicación de la Iglesia en esta pandemia es la labor de Cáritas con la entrega de alimentos.

Por último comenta que esta pandemia está poniendo de relieve que aspectos que teníamos asumidos, como las bodas, las comuniones, las procesiones son «artículos de lujo» y que en «esta extraña Semana Santa los hombres y mujeres de trono son los médicos y las enfermeras que luchan a diario contra la enfermedad».


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *